Zonas erógenas y cómo estimularlas

Llamamos zonas erógenas a aquellas partes del cuerpo que son sensibles a la excitación sexual cuando se tocan o se acarician, consiguiendo así activar el placer. Puedes descubrirlas sola o en compañía.

Como nos gusta decirte, el cerebro es el órgano sexual más poderoso en cuento a la excitación se refiere, pero hay zonas del cuerpo capaces de ejercer por sí solas como estimulantes.

Son partes de tu cuerpo que funcionan como una especie de interruptor detonador del deseo sexual, desencadenando reacciones que se transforman en una respuesta placentera para el organismo.

Obtener placer o no de una caricia en una zona erógena dependerá en gran parte del momento y la concentración de la persona que está recibiendo ese tipo de estimulación. Si la situación o el entorno no son los adecuados, por mucho que estemos estimulando una zona considerada como erógena, es muy probable que el resultado no sea el deseado.

-ZONAS ERÓGENAS PRIMARIAS

-Clítoris

El clítoris podría ser considerado con la zona erógena primaria por excelencia, con más de 9000 terminaciones nerviosas, prácticamente el doble que las que hay en pene, es un órgano cuya única finalidad es la de proporcionar el placer. ¿No te parece maravilloso…? Es fácil entender que las caricias eróticas, tarde o temprano, tengan que llegar hasta ese punto g. Puedes emplear los dedos para masajearlo, ejerciendo una pequeña presión o con movimientos circulares para transmitir esa fricción más allá del capuchón que lo recubre. Puedes añadir un extra de lubricación para que la experiencia sea aún más estimulante y sobre todo déjarte llevar con la estimulación…

-Vulva

La zona de la vulva y los labios es de las zonas más reactivas en la anatomía de las personas con vulva. Sabemos que es una zona que proporciona mucho placer, además de una de las zonas erógenas más expuestas pero ¿has probado alguna vez a explorarla con total tranquilidad?

Esta vez, nos gustaría que te centraras en esas zonas no pensando solo en la penetración, sino dejándote ir más allá. Puedes jugar con la manos, o deja que tu pareja juegue contigo. Acariciar los labios, incrementarán su sensibilidad conforme la excitación vaya en aumento la excitación y así disfrutar con tu pareja. Te recomendamos que busques en internet técnicas de masturbación femenina o para personas con vulva que deberías conocer.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.