Las decisiones que pueden cambiar tu vida

Hay que ser consecuentes con las decisiones que se toman en la vida, sobre todo las que repercuten a los demás, a las personas que nos rodean. Es muy importante tener claro lo que queremos y lo que no queremos hacer con nuestra vida ya que de ello dependerá la felicidad y el bienestar de los nuestros. Por suerte no todas las decisiones son tan trascendentales y podemos tomarlas de un momento a otro.

Por supuesto todo en la vida está relacionado por lo que lo que hagamos en un momento dado repercutirá en algún otro momento o lugar, esto se llama el efecto mariposa. Todos somos conscientes de lo que es la vida y la tomamos con mucha diplomacia para no equivocarnos demasiado. Cuando nos compramos un coche tenemos que tener claro lo que necesitamos de él, si lo vamos a usar esporádicamente o va a ser nuestra herramienta de trabajo. Lo que tenemos claro es que no nos queremos gastar mucho en el coche por lo que buscamos un coche de  segunda mano, este lo encontramos sin duda en tudesguace un lugar en el que encontraremos todo lo que necesitamos en referencia de los coches. El efecto mariposa ha hecho que una persona decidiera que su coche ya no era apto para conducirlo y decidió llevarlo al desguace, el propietario del desguace todavía ve posibilidades en ese coche que estaba destinado a las piezas y lo arregla, lo pone a punto y es puesto a la venta. La decisión de comprarlo es tuya, por la confianza que te dan, por la garantía  por que te gusta el coche, por el precio o porque es el que más te ha gustado de todos los que Has visto. Por cualquiera de estos motivos decides comprar el coche y esa es una decisión tuya y de nadie más.

Somos dueños de nuestras vidas y por supuesto de nuestras decisiones, es por esto que debemos de tener cuidado con lo que decidimos, el efecto mariposa es muy caprichoso y una decisión nuestra puede repercutir en cualquier persona del mundo tanto positiva como negativamente. Esto es una teoría, no nos vayamos a obsesionar con el dichoso efecto mariposa, no vayamos a pensar que tenemos la culpa de las cosas malas que pasan en el mundo, de esta manera también seriamos responsables de las cosas buenas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.